viernes, 27 de noviembre de 2009

REVISTA CONÉCTATE 83 AÑO 2007


Imagínate que existiera una panacea para curar la soledad, la angustia, el temor, la depresión, la inseguridad, la ira, el odio, el rencor y cualquier otro mal. Imagínate incluso que en virtud de ese remedio pudiéramos llevar una vida más sana y pujante; es más, que esa increíble pócima nos diera la posibilidad de vivir eternamente. Ahora imagínate que ese mismo elixir milagroso fuera igualmente eficaz para combatir todos los males sociales y conflictos interpersonales, desde la simple rivalidad entre hermanos hasta las conflagraciones entre países. Vayamos más lejos: Imagínate que dicha panacea no solo existiera, sino que estuviera al alcance de quien pudiera necesitarla. ¿No desearías conseguirla para ti y tus seres más queridos? O mejor dicho, ¿para todo el mundo? La verdad es que ese remedio existe, porque Dios existe y tiene poder para hacer todo eso y más. Al mismo tiempo, ha dado a todos los habitantes del planeta, sin distinciones de raza, color, credo o clase social, la facultad de acceder a ese poder. Todo empieza entablando una relación personal con Él, lo cual resulta muy fácil por intermedio de Su Hijo Jesús. En otras palabras, si has hallado a Jesús, lo tienes todo: ¡la clave de la felicidad y la buena salud, ayuda celestial para los sobresaltos de la vida, y un Cielo inacabable en la vida venidera! Y si aún no has hallado a Jesús, no hace falta que esperes más. Invítalo ahora mismo a participar de tu vida haciendo una sencilla oración con tus propias palabras. Deja que te demuestre lo efectivo y práctico que es, lo mucho que te ama y cuánto se preocupa por tu felicidad y por hacer aflorar tus mejores cualidades. Una vez que hayas probado la panacea que Dios te ofrece, no podrás guardarla para ti. Querrás dar a conocer tu descubrimiento. Espero que entonces los relatos personales y demás artículos de este número de Conéctate te den el ímpetu para cambiar con el amor de Dios tu parte del mundo.GabrielEn nombre de Conéctate

No hay comentarios:

Publicar un comentario