viernes, 6 de agosto de 2010

¡La sincronización perfecta de este grandioso universo demuestra la existencia de su Divino Arquitecto!


Las asombrosas maravillas de nuestro universo, los cuerpos astrales más importantes de nuestro Sistema Solar, como el Sol y sus planetas, sus lunas y la Tierra, así como las estrellas de todas las galaxias, están sincronizados en perfecta armonía. Cada cual permanece en su sitio y no gira sino en la órbita que le corresponde, por la trayectoria que le toca seguir y a la velocidad que le corresponde, de manera que nunca se estrellan, ¡y sus recorridos se pueden calcular con precisión absoluta! ¿Cómo pueden decir que todo esto es producto de la casualidad? ¡Si tuvieran un poco de sentido, les bastaría con contemplar la Creación para darse cuenta de que Alguien tuvo que haberlo puesto todo en su lugar, diseñarlo, trazar el plan y ponerlo en marcha! Como dijo el Dr. Robert A. Milliken, el gran físico nuclear que consiguió desintegrar el átomo: "Si uno dijera que este reloj se armó por su cuenta y se inventó solo, ¡estaría loco! Asimismo, tal como tuvo que haber un relojero detrás de la sincronizada perfección de todo reloj, ¡de igual modo detrás de la intrincada precisión de este universo tuvo que haber un Artífice y Creador Divino!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada