martes, 8 de diciembre de 2009

La esencia de la Navidad es... el amor


videoMensaje de Jesús Se dice que la Navidad es una época de alegría y felicidad. Sin embargo, ¿cómo es que a veces en estas fechas todo es más bien agobio y trajín? Después de un año agotador, plagado de problemas, es normal que sientas cansancio, y que la Navidad represente para ti una presión más, una exigencia más. Es lógico que te vengan a la cabeza cantidad de preocupaciones y de interrogantes. ¿Apreciarán tus seres queridos los esfuerzos que haces con vistas a que disfruten de una Navidad entrañable? ¿Lograrás cumplir sus expectativas? ¿Resultarán tus planes tal como esperas? ¿Será esta una Navidad dichosa? Aunque consideres que no dispones de tiempo, te ruego que hagas una pausa. Me gustaría ayudarte a tener paz y tranquilidad. ¡Quiero que, en vez de limitarte a sobrevivir, goces de esta temporada! Eso sí, te costará algo. Tendrás que dejar de lado una parte de tu ajetreo a fin de crear espacio para algo mejor. Quizá te parece que cada Navidad tiene que ser mejor y más a lo grande que la anterior, y te desvives haciendo preparativos con esa intención; pero recuerda que a veces menos es más. ¿Te has detenido a pensar si son necesarias tantas idas y venidas? ¿De verdad servirán para que tú y los tuyos disfruten de una Navidad más feliz? ¿O estás descuidando lo que más importa en la vida a fin de escoger los regalos ideales, disponer impecablemente los adornos y reunir los más exquisitos ingredientes para las comidas? Cuanto menos te atosigues por preparar una Navidad perfecta, más tiempo tendrás para gozar de ella. Cuanto menos te dejes arrastrar por el estrés y las presiones, más alegres y felices serán los momentos que pases con tus seres queridos. La Navidad se disfruta más cuando no se centra en los adornos, los regalos y las fiestas, sino en el amor. La esencia de la Navidad es el amor. La Navidad es para pasar buenos momentos con tu familia y tus amistades. Es para apreciar y celebrar el amor que sienten unos por otros. Por desgracia, en medio de la confusa agitación típica de estas fechas es fácil que el amor quede relegado a un segundo plano por tantos adornos y regalos, tantas compras, fiestas y opíparas cenas. La Navidad es mucho más que una celebración. Es Mi cumpleaños. Es una ocasión de festejar el mayor regalo que ha recibido la humanidad. ¿Podrías dedicarme unos instantes ahora mismo, en memoria de Mi nacimiento? Quiero expresarte cuánto te quiero. ¿Podrías hacer una pausa para darme las gracias por Mi amor y meditar sobre cómo puedes difundir más amor por el mundo? Fue por amor a ti que estuve en la Tierra hace unos 2000 años. Fue el amor lo que me motivó a andar por tu mundo y ser uno más de tus semejantes, a vivir y morir por ti. El amor fue y sigue siendo la razón de Mi existir. Todo lo que he hecho lo he hecho por amor a ti y a toda la humanidad. ¡Para que veas lo mucho que significas para Mí! Esta Navidad, tómate tiempo para amar. Así me harás un regalo tremendo, y a la vez crearás las condiciones para que pueda hacerte valiosos regalos durante el próximo año. Que el amor sea el protagonista de tus celebraciones navideñas. Los adornos, las comidas espléndidas y los abundantes regalos quedarán en su mayor parte perdidos en el olvido, opacados por los recuerdos de muchas otras navidades. En cambio, el amor que compartas y cultives perdurará para siempre. Amar es dedicar tiempo a los demás, aunque eso signifique menos regalos y una celebración no tan elaborada. Cuantos más detalles superfluos elimines, más tiempo te quedará para lo que realmente vale, lo que de verdad importa, la esencia de la Navidad: ¡el amor!
Si todavía no conoces el hermoso amor de Jesús —el alma de la Navidad—, invítalo ahora mismo a entrar en tu corazón y tu vida. Dile, por ejemplo:
Te doy gracias, Jesús, por el amor que me manifestaste al venir a la Tierra y vivir y morir por mí. Quiero celebrar esta Navidad contigo. Me gustaría conocerte mejor y recibir Tu amor y la vida eterna que me ofreces. Te ruego que transformes mi existencia con Tu amor y que me ayudes a transmitir ese amor a los que me rodean.

No hay comentarios:

Publicar un comentario