viernes, 13 de noviembre de 2009

Ven a volar conmigo


Establece una conexión conmigo alabándome, y Yo te elevaré a alturas insospechadas de la dimensión espiritual. Es muy sencillo, y no tiene por qué tomar largo tiempo. Comienza por alabarme y verás lo fácil que es. Si llenas tu corazón, tus pensamientos y tu boca de algún suceso, cosa o persona que suscita tu gratitud, se desatará una reacción en cadena. Alábame por la estupenda vida que te he concedido. Alábame por las preciadas personas con que te he rodeado, a quienes puedes amar y de quienes recibes amor. Al alabarme hasta por las cosas más pequeñas te pones en una onda positiva, lo cual te permite captar aún mejor Mis emisiones positivas. Si me abres el corazón tributándome honra y alabanza, te anegaré con Mi amor y Mi Espíritu. Sentirás todo el día su efecto benéfico, siempre y cuando mantengas tu corazón abierto y unido a Mí. ¿No has leído acaso que Yo soy la luz y que en Mí no hay tinieblas? Así es. Si te conectas conmigo, alumbraré tu corazón, tu mente y tu vida, de modo que no haya espacio para las tinieblas, las preocupaciones y los pensamientos negativos que pueden echarte a perder el día hundiéndote en lo material y en lo prosaico. La alabanza es tu boleto de vuelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario